Vanessa + Juan

Pereira, Risaralda

16.01.2016

A Vanessa la conocí cuando estaba niño, jugábamos “ladrón y policía”, era de las que más corría porque además le apasiona el futbol y lo juega muy bien. La primera impresión de Juan fue temida, pues él iba a ocupar el cargo de gerente en un restaurante donde yo trabajaba y todos le tenían pánico (bueno, la mayoría); pero al conocerlo descubrí una persona muy laboriosa que se tomaba su rol de manera apropiada, y además de eso, encontré un amigo.

Pasó el tiempo y perdíamos cada vez mas contacto. Un día me contó que se iba a casar y no le creí mucho, aunque me ofrecí para ser su fotógrafo de bodas; unos meses después y como todo lo de él, quería una cotización para ya. Yo muy contento no dudé en llamarlo y llegamos a un acuerdo. Se casaban mi amigo Juan y mi vieja amiga Vanessa el 16 de Enero de 2016.

Nos reunimos en Diciembre y acordamos hacer una preboda empezando el año.  Así fue, mis primeros disparos del 2016; hicimos un excelente trabajo, una mañana de abrasador sol como las que se acostumbran por estos días en el eje cafetero, ellos dos y su heredero Juan José, fiel copia de Juan David.

Como existía mucha confianza las cosas se facilitaron en gran manera de las dos partes. Su boda fue una fiesta total. Empezaron a las 7 de la Noche en la iglesia de Álamos, San Francisco de Paula. Luego la recepción en una finca vía Altagracia. Nos quedamos casi hasta la madrugada porque la fiesta empezó a eso de las 12am. Mucha salsa, vallenato y amor por parte de mis amigos. Me siento muy afortunado porque me recordarán toda su vida, y también yo a ellos.

Agradecemos especialmente a Ana C. por su organización y atención especial. Y personalmente a mi novia, Catalina Echeverri, felicitándola por su primera boda como segunda cámara y asistencia.