Cristina + Eduardo

Pereira, Risaralda

19.12.2015

Eran las 8 de la mañana cuando mi padre me llamó para avisarme que a Cristina ya la iban a empezar a maquillar; los preparativos se habían adelantado, salí muy rápido y llegué allí justo a tiempo, estaba toda su familia y algunas amigas, venían de Barranquilla. Un rato después llegó mi padre y logramos terminar de cubrir ese momento tan importante. Como siempre los nervios de la novia, su familia y el humor de mi padre haciendo que los invitados salgan hermosos y felices en las fotos. 

Tuvimos algún tiempo para almorzar y esperar el resto del equipo que se iba a encargar de la parte videográfica. Así, unos se dirigieron hacía la ceremonia y otros, entre los cuales estaba yo, nos dirigimos al lugar de la recepción para ir adelantando detalles. Comencé a escuchar acentos y  a descubrir estilos muy diferentes a los que estamos acostumbrados, era la familia del novio, todos venían de Chile, el País donde nació Eduardo y donde también residen los novios. Como buenos Chilenos traían muchas botellas del mejor vino.

Mientras tanto, en la zona rosa de Pereira, precisamente en la catedral de San Jose, se llevaba a cabo la ceremonia. Al terminar, todos se dirigieron al condominio Bariloche, ubicado a unos kilómetros de Pereira en la carretera que conduce a Armenia. Yo estaba allí atento a la llegada, me encargué de registrar los invitados mientras mi Padre trabajaba en la sesión de fotos con los novios. Finalmente, comenzó la recepción, vino el ramo, la liga; todos estaban muy contentos y se alegraron más cuando llegó el vino. 

El brindis fue algo especial. Resulta que los novios están influenciados por rasgos guerreros de la cultura japonesa, se conocieron practicando Bojutsu. Y en ese momento de brindar, realizaron un ritual que consiste en un grito de guerra que de verdad me puso los pelos de punta, fue muy emocionante.

Todo ocurría, de principio a fin, de forma muy organizada por parte de Petit Carnaval. El folclor, la belleza y el sabor colombiano había logrado atrapar a los Chilenos. El arribo de Arabella espectáculos encendió el espíritu tricolor; todos bailaban y se divertían al máximo. 

Agradecemos a Cristina y a Eduardo por la oportunidad que nos dieron de ser parte importante en ese hecho tan especial de su historia. No hay otra forma de hacerlo sino presentándoles el bello reportaje que hemos logrado... En una ocasión aproveche para decirle a Eduardo lo linda que era la sonrisa de Cristina, y el me dijo: “yo la veo a ella linda en todo”. Así que no dejen nunca de sonreír y de ver lo más lindo en cada uno. ¡Les deseamos mucho amor en sus vidas!

Categorías: